Celebremos la Academia

Espacio de divulgación académico-científica en el área de Educación Superior dirigido por Dr. Fernando Pablo Nápoli

Un concepto, muchas dudas y una brevísima reflexión (parte 2)

En la editorial del domingo pasado abordamos una breve reflexión sobre la noción de profesor, y advertimos que el concepto muerto en el papel escrito, se evidenciaba como insuficiente para explorar un campo de acción altamente complejo, como toda práctica social de nuestra actualidad, ultrapasando el arbitrario limite (muy lábil por cierto), de lo que acontece en el abigarrado juego intra-extramuros de la academia.

image3

“caminan las hormigas, como seres innominados, hacia una academia tan insustancial como mágicamente cómplice. es lo que nos queda o nos revela” FPN

La práctica docente siempre se inscribe en contextos específicos, que no siempre son comprendidos por nosotros mismos, en el cotidiano del quehacer educativo, y es en este intra-extramuros en donde se conjugan realidades y espejismos académicos. Dichas conjugaciones tienen aspectos que se vertebran desde lo macro institucional hasta el micro planeamiento del diseño de una actividad en el aula. Hay que estar a la altura de los nuevos escenarios organizacionales, las nuevas corrientes didácticas, los nuevos enfoques metodológicos, las nuevas modalidades de evaluación del aprendizaje, la nueva utilización de los dispositivos tecnológicos, etc.

En este estar a la altura, es en donde, como en otros momentos de nuestros sistemas educativos, es donde aparecen las “modas académicas”, si no estás al tanto no existís, sino formulas tu programación didáctica en los nuevos términos, ingresas en la categoría de troglodita académico. Hemos visto pasar modas en las últimas cuatro décadas, que espasmódicamente impactaron en la formación docente y terminaron en la corta duración como un objeto de consumo en las instituciones educativos. La primera década del siglo XXI, nos encuentra situados frente a la noción, de “formación por competencias”.

¿Estamos frente a una nueva moda educativa?
¿Será otro movimiento espasmódico que en la corta duración pasará?
¿Entendemos en forma clara y concreta que significa la formación por competencias con todas sus implicancias epistemológicas?
¿Los diseños curriculares se formularan desde esta concepción?
¿Tenemos como colectivo docente capacidad de mirada crítica en este contexto?
¿Los planificadores del sistema educativo actuaran como intelectuales críticos para comprender la realidad?

Solo son algunos interrogantes que deseo compartir con ustedes.

Comparte tu opinión con nosotros y nuestros lectores

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

Información

Esta entrada fue publicada en 15/06/2013 por en Editorial y etiquetada con , , , .
A %d blogueros les gusta esto: